Lorenzo y Ducati, un final anunciado

Seccion: 
Internacionales

La relación entre Jorge Lorenzo y Ducati nunca fue del todo feliz, desde las quejas del piloto balear al equipo, como las reiteradas muestras de apoyo como piloto principal de la escuderioa a Andrea Dovizioso, compañero de Lorenzo.

 

Pero a pesar de todo esto Claudio Domenicali asegura que Ducati sigue hablando con Jorge Lorenzo de una posible renovación, pese a las declaraciones del ex campeón español, que  remarcó que su futuro está en otro equipo.

Domenicali, Consejero Delegado de la compañía, fue uno de los que recibió al mallorquín en el parque cerrado de Mugello, tras haber logrado su primer triunfo con la casa de Borgo Panigale.

 

Lorenzo, con quien en las últimas semanas tuvo un cruce de declaraciones a través de los medios de comunicación, se abrazó efusivamente con todos los miembros de su escudería y su entorno más íntimo, y pasó olímpicamente del ejecutivo, el único vestido de blanco en un mar de camisas rojas.

 

Terminados los festejos, Domenicali atendió a los micrófonos de la televisión italiana Sky Sport, a quien aseguró que la decisión acerca del corredor que acompañará los dos próximos años a Andrea Dovizioso todavía no está tomada y que las conversaciones con Lorenzo siguen abiertas. “La situación con Jorge aún está abierta, no decidimos nada”, soltó Domenicali ante los micrófonos, ante la sorpresa generalizada de los presentes.

 

Preguntado acerca de ese testimonio, Lorenzo respondió de manera contundente y aseguró que ese mensaje no eran más que puras palabras. Desde hace días, el balear se siente dolido con la escudería, al considerar que se lo menospreció al colocarlo al mismo nivel que otros pilotos como Jack Miller o Danilo Petrucci, e incluso señalar al italiano y al australiano, que nunca lograron una victoria con una de las motos boloñesas, opciones más razonables que él.

 

“Mi historia con Ducati terminó, es una cuestión de amor propio”, contestó tajantemente el tricampeón del mundo con Yamaha (2010, 2012 y 2015). “Mi futuro ya está decidido y este resultado no lo va a cambiar. Una parte de mí está triste porque sé que con esta moto podría haber luchado por ser campeón del mundo, que es por lo que vine. Se invirtió mucho en mí y se cambió la moto, pero en algunas cosas no se creyó del todo. Ahora es demasiado tarde. No hay nada que hacer”, continuó el #99, que necesitó 24 grandes premios para ganar encima de una Desmosedici, por los 70 que por ejemplo tardó Dovizioso.

 

“Es evidente que en algún momento tuve dudas porque somos humanos, no robots. Pero no me dejé llevar por lo que decían los demás. Yo seguí diciendo a la gente del equipo, a Gigi (Dall’Igna, el director técnico), que creyera en mí; que me trajeran lo que les pedía. Lo hicieron, pero demasiado tarde. Si lo hubiesen hecho unos meses antes puede que hubiera ganado antes”, prosiguió Lorenzo.

 

“Tengo la impresión de que Gigi, Paolo (Ciabatti, el director deportivo) y Davide (Tardozzi, manager) querían que me quedara. Pero no guardo rencor. Estar nueve años entre el primero y el segundo del Mundial no es casualidad. Lo hacía porque era un campeón. S{olo necesitaba disponer de esas piezas que me iban a dar ese plus para mi estilo. Cuando me las trajeron lo demostré”, disparó Lorenzo, a la espera de concretar su próxima aventura, de nuevo con Yamaha y con Franco Morbidelli como compañero.

diseñado por